Goldberg Variations/Variations_ Dan Tepfer

DAN-TEPFER_11

Dan Tepfer, piano (27/10/2013)

Confirmado: Dan Tepfer podría no ser un terrícola.

Radicado en Nueva York y de gira por Europa, Tepfer presentó en Lo Otro por primera vez en Madrid su último disco Goldberg Variations/Variations (Sunnyside Records). ¿Desintegración? ¿Explosión? ¿Atomización? Ahora que nuestros tímpanos han regresado de la realidad Matrix, intentaremos explicar lo ocurrido.

DAN-TEPFER_01

DAN-TEPFER_02

En este singularísimo trabajo, Tepfer no sólo toca las variaciones tal y como las escribió Bach, sino que improvisa e intercala sus propias reflexiones inspiradas en esta música extraordinaria. Arriesgado, innovador, y como él mismo explicó antes de dar el salto al vacío, algo esquizofrénico. El salto constante entre dos estados, dos actitudes, dos hemisferios: el de la precisión, el rigor y la fidelidad de recrear el texto original (ya de por sí de alto voltaje) y el salto al vacío de la improvisación siguiente, del pánico del teclado en blanco, de la liberación… momentánea, antes de volver a ser Bach. La secuencia Bach-Tepfer-Bach-Tepfer-Bach, repetida como un ritual tántrico, hasta convertirse en una conversación casi de yo a yo, en donde el que se sienta ante el piano rebusca entre todas sus propias faces: intérprete y creador, pero sobre todo, la tercera que planea sobre esas dos que alternan, y que observa todo el proceso.

DAN-TEPFER_04

Tepfer aborda la obra original desde una pronunciación jazzística, en la que la frescura, la viveza de los tempi y la ligereza de toque prevalecen sobre otros aspectos interpretativos. Aspectos que, sin duda, un montaje más entroncado en la tradición “clásica” no dudaría en enfatizar (articulación, polifonía, fraseo, retórica, por ejemplo). Sí, nos atrevemos a decir que su “acabado sonoro” está más cercano al jazz que a la práctica interpretativa tradicional pero… también, que esto viene acompañado de un milagro. Dan conoce íntimamente la estructura de cada variación, y en base a esa idea compositiva desarrolla la improvisación subsiguiente. Sus postludios son obra de un maestro masón: mantienen un vínculo con la variación que antecede, y están construidos según sus secretos arquitectónicos, como sólo puede hacer el conocedor profundo de la catedral barroca que son las Goldberg. Lejos de la evocación simple y facilona, Tepfer siempre esconde en sus variaciones sobre las variaciones un elemento compositivo utilizado por Bach: bien un intervalo concreto (clave en los cánones), o una célula rítmica, o una relación contrapuntística entre voces, etc. Y todo ello, sin olvidar los cimientos armónicos que Bach dejó trazados sobre el plano: el bajo de chacona que, como un bucle, se repite durante la obra y a partir del cual se desarrollan en vertical las armonías-pilar que sustentan los 30 edificios de la ciudad Goldberg.

DAN-TEPFER_06

Pero Tepfer todavía dio una vuelta de tuerca más a su diálogo con Bach, definiendo un criterio de visión definitivo. En la variación 30 es un Quodlibet -“como se desee, como plazca”-, una forma barroca de carácter festivo, incluso informal, en la que se entretejían melodías populares a modo de popurrí. Como un guiño sólo para iniciados, Tepfer citó el standard “Never let me go”, en un equivalente contemporáneo indiscutible, incluyendo pizzicati en las cuerdas del piano: qué menos celebración de la aventura que está a punto de acabar!. El Aria inicial y final es el único elemento sin comentarios propios: prefiere dejarla intacta y cerrar el círculo de la manera tan perfecta y contundente que Bach propone.

DAN-TEPFER_07

DAN-TEPFER_09

¿Tiene sentido un bis tras concluir esta circunferencia? Para Tepfer sí, y todavía guardaba un as bajo la manga. Cuando subió al piso de arriba a cumplir con la tradición de la propina en el Yamaha del Café Central, enmudeció aún más a la sala al romper a cantar Never let me go, anunciado minutos antes. Desde el espíritu de balada ultraintimista, susurrada a lo Chet Baker, este pianista casi extraterrestre nos embelesó a bocajarro con este postre inesperado. Toda una sedante guinda musical tras la épica hazaña de la travesía intertemporal Bach-Tepfer.

DAN-TEPFER_05

DAN-TEPFER_10

Etiquetas:

Comments are closed.