LA NOCHE DE LOS LIBROS

¡OH HERMOSURA QUE EXCEDÉIS!
Un paisaje sonoro sobre la vida de Santa Teresa de Jesús

Biblioteca del Museo Nacional del Prado, Casón del Buen Retiro (Madrid), 23/4/2015

Elia Casanova, voz
Fernando Serrano, vihuela

Un comisariado musical para la biblioteca del Museo del Prado, con motivo de La Noche de los Libros, en el V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús.

Para celebrar el Día del Libro, Lo Otro cambió su sede habitual por un escenario de lujo: la biblioteca del Museo del Prado, en el Casón del Buen Retiro. El 23 de abril y por tan sólo unas horas, el silencio de la sala de lectura se rompió para escuchar un comisariado musical inspirado en la vida de Santa Teresa de Jesús, de cuyo nacimiento se conmemoraba en 2015 el V Centenario.

El llenazo fue absoluto en los dos pases programados. Bajo la impresionante bóveda de Luca Giordano, la soprano Elia Casanova y la vihuela de Fernando Serrano nos ofrecieron un bellísimo programa a manera de musicalización de la trayectoria vital de la santa.

Tras una breve explicación sobre el concepto del programa, las delicadas vihuelas de Fernando y la transparente voz de Elia empezaron su narración hilada con los ritmos y melodías que bien hubiese podido escuchar Teresa: Milán, Narváez, Pisador, Morales, Vázquez, Flecha, Fuenllana, Victoria y Guerrero.

La elección de las piezas ilustró pasajes del Libro de la vida, como la afición de la santa por los libros de caballerías, el cortejo de su primo cuando era joven, la dolorosa muerte de su madre y su invocación a la Virgen, la lucha entre la vocación religiosa y el atractivo mundo, la gran vida social de los conventos y sus laxas costumbres y la visión terrible del infierno

y sus experiencias místicas que dieron lugar a la fundación de la nueva orden y sus conventos. Cerró el programa una alusión musical a su Camino de perfección, que en gran parte es una meditación sobre la oración vocal más importante, el Padre Nuestro.

Antes de cada canción, el pasaje autobiográfico con el que se relacionaba era recitado por Elia sobre un diáfano fondo de vihuela: la coincidencia cronológica de la publicación durante la vida de Teresa de los siete libros de música para vihuela existentes hoy en día nos colocaba ante una selección musical que no podía ser más adecuada.

Inmediatamente después, la gracia, el dolor, el humor, el duelo y la devoción profunda tomaban cuerpo en el exquisito gusto de Elia por el detalle, el fraseo y una calidad vocal fresca, natural y sin artificios, sutilmente respaldada por los órdenes dobles de las vihuelas. Hasta la escenografía, aunque sencilla, tuvo una clara intención evocadora: desde la vestimenta casi monacal –capa blanca sobre negro– de Elia, que la dotaban de un halo místico,

hasta una escultura del artista Paco Ortí, una blanca coraza pectoral impactantemente atravesada por la saeta del éxtasis teresiano, que presidió el escenario.

Nuestro agradecimiento al Museo del Prado y al público asistente por su espléndida acogida, y a Paco Ortí y a Félix Ardanaz por su ayuda con el reportaje fotográfico.